Radiadores y estufas eléctricas, ¿donde ubicarlos?

 

Con el frío arreciando, se hace más imprescindible que nunca contar con un adecuado sistema de calefacción que nos ayude a hacer confortable nuestra casa o nuestro lugar de trabajo. Aunque podamos contar con un sistema de calefacción central, en muchos casos esta no es suficiente. Además, por las características climatológicas de nuestro país, en muchas ciudades, sobre todo del arco mediterráneo y el sur de España, no es una opción habitual. Una de las alternativas más interesantes a la hora de combatir el frío de enero, y complementar o sustituir nuestra calefacción central, son los radiadores eléctricos.

Para utilizar los radiadores eléctricos de una manera eficiente es importante tener en cuenta algunos factores, como son el tipo de radiador eléctrico y la ubicación en la que se situará.

En el siguiente artículo te contaremos, cuales son las mejores opciones en radiadores y como ubicar estratégicamente en tu hogar u oficina, para maximizar sus beneficios.

Si no contamos con un sistema de calefacción central, lo primero que debemos tener en cuenta es que los radiadores eléctricos son más seguros que otras alternativas, incluso más seguros que la propia calefacción central. Mucho más que las estufas de gas, las chimeneas o calderas que trabajan en condiciones de muy alta temperatura y presión.

Otro factor a tener en cuenta es el precio. En comparación con un sistema de calefacción central u otros aparatos, los radiadores eléctricos son ideales por su bajo precio de compra e instalación. Permiten calentar cada estancia de nuestra casa a demanda, de forma individualizada, consiguiendo además un ahorro energético considerable. Además, se pueden transportar fácilmente y ubicarlos allí donde más se les necesite, lo que los hace mucho más versátiles que otros sistemas de calefacción central.

¿Qué tipo de radiadores eléctricos comprar?

Podemos encontrar gran variedad de radiadores eléctricos, en nuestra tienda online contamos con una amplia selección de radiadores Haverland y Bastilipo con diferentes potencias, tamaños y precios, ideales para todo tipo de estancias. La potencia que necesitaremos, estará directamente relacionada con el tamaño de la estancia que deseamos calentar.

¿Cuál es el mejor lugar para ubicar nuestros radiadores?

Uno de los mejores lugares para ubicar nuestros radiadores es debajo de las ventanas o cerca de las puertas, el motivo es sencillo, en primer lugar sirve como una primera barrera para el aire frío proveniente del exterior y además nos permite crear un flujo de aire que ayudará a calentar la habitación, ya que el aire caliente subirá mientras el aire frío proveniente del exterior bajará, creado un circuito circular, similar a una noria, de esta forma la habitación se calienta más rápidamente.

Si no cuentas con un enchufe cercano a la ventana, siempre existe la posibilidad de prolongar tu instalación eléctrica de forma discreta sin perturbar la estética de nuestra casa y por un coste reducido, introduciendo los cables a través de canalizaciones y canaletas En el caso de que no tengas ninguna toma de corriente cerca de la ventana, existen canalizaciones o canaletas muy discretas que te ayudarán a llevar donde necesites la corriente sin estropear la estética de tu casa.

Más importante incluso que saber dónde colocar nuestros radiadores, es saber dónde NO colocarlos. Es importante tener en cuenta que un radiador o un sistema de calefacción mal ubicado puede presentar un alto riesgo de incendio.  Además del riesgo de incendios, puede no calentar correctamente y producir un sobrecoste en nuestra factura eléctrica.

Debemos evitar cubrir nuestro radiador con cortinas, mantas o similares y no dejarlo cerca de materiales que puedan prender o derretirse.

Para ello debemos pensar si es necesario reorganizar la habitación y en caso necesario reorganizarla de forma que podamos ubicar los radiadores y la calefacción en general en los lugares adecuados para la seguridad y para optimizar su gasto energético. Es importante no ubicar los radiadores ni cerca de muebles ni cerca de electrodomésticos.

Si no fuera posible reorganizar la habitación debemos tratar de dejar un mínimo de separación entre los muebles y la calefacción, y si esto no fuera posible debemos elegir un tipo de radiador eléctrico convector con ventiladores, que generarán un flujo circulatorio de aire que permite repartir el calor y evitar que este se acumule.

Otra opción es utilizar revestimientos de poliestireno sobre el mueble lo que permitirá repartir mejor el calor y reducir el calor absorbido por el mueble.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para llevar un análisis estadístico de sus visitas, al navegar usted acepta el uso que hacemos de las cookies.